Rio Negro

 

Superficie: 203.013 Km2

Población: 552.822 habitantes (Censo 2001).

Capital Provincial: Viedma - 46.948 habitantes (Censo 2001).

Principales Ciudades: Viedma, San Carlos de Bariloche, General Roca, Cipolletti, Villa Regina, Allen, San Antonio Oeste, Río Colorado

La provincia de Río Negro se encuentra ubicada en la región patagónica de la República Argentina, con una superficie de 165.321 Km2.

Limita al norte con las provincias de La Pampa y Buenos Aires; al este con la provincia de Neuquén y la República de Chile. Al sur limita con la provincia de Chubut.

Relieve:

El relieve presenta formaciones montañosas en el sector occidental y planicies y mesetas en el resto del territorio. Las mesetas están cortadas por cañones y valles, y muestran también cerros bajos y depresiones. El borde de la meseta se llama barda y cuando finaliza en el mar se llama acantilado.

El río Negro es aprovechado, mediante un sistema de acequias y canales, para el riego de plantas frutales, haciendo posible la conformación de una de las principales regiones económicas de la provincia: el Valle del río Negro.

Clima:

Frío en invierno y caluroso en verano. En la región oriental y en el centro el clima es de tipo árido y seco, ya que llueve muy poco y los vientos son secos y muy fuertes.

La zona cordillerana es más húmeda, es una de las regiones del país con mayores precipitaciones (supera los 2.500 mm.). En la región central, las lluvias no sobrepasan los 200 mm., y en el litoral fluctúa entre 200 y 300 mm. anuales.

 

Economía:

Fruticultura:

Se localiza en los valles irrigados de la provincia. La mayor producción se obtiene en el Alto Valle del río Negro, donde la fruticultura juega un papel predominante, a través de la producción de peras y manzanas. La expansión de esta actividad y las posibilidades de nuevos cultivos, como el tomate fresco y para industria y la vid, han provocado la incorporación de nuevas áreas bajo riego, determinando una diversificada producción de base agrícola.

Horticultura:

El principal producto obtenido es el tomate (la fiesta provincial del tomate se realiza en Lamarque), pero además se producen ajo, cebolla, pimiento fresco, papa y zapallo.

Apicultura:

La producción de miel es excelente debido a las condiciones ecológicas favorables. El volumen de miel que se produce actualmente oscila en las 500 toneladas anuales. Zona apícola: el Valle del río Negro.

 

 

Capital de Río Negro

La historia vive donde nació la Patagonia

La Comarca Viedma – Patagones, esta compuesta por la Ciudad de Viedma ubicada en una de las márgenes del río Negro y en la margen de enfrente se encuentra Carmen de Patagones, provincia de Buenos Aires y patagonica geográficamente. Constituye esta Comarca el Portal de ingreso a la Patagonia. Ambas ciudades se encuentran unidas por la belleza natural del río y su sorprendente historia en común. El puente ferrocarretero (1931) y el Puente Basilio Villarino (1981) son fieles testigos del crecimiento de ambas ciudades. Los orígenes se remontan al 22 de abril de 1779 cuando Francisco de Viedma y Narváez fundó un pequeño fuerte a orillas del río Negro, que posteriormente se convertiría en Capital de la Patagonia (1878), del Territorio de Río Negro (1884) y finalmente de la Provincia de Río Negro (1957). A través de 225 años de historia, Viedma construyó su identidad superando hechos que la fortalecen y la consolidan  como la Capital Histórica de la Patagonia. El pasado se despierta en los Museos, que con sus diferentes temáticas invitan a vivir su historia, Museo Antropológico, Museo del Agua y el Suelo, Museo Salesiano y Museo Gardeliano. La Manzana Histórica  situada en el corazón de la ciudad, muestra edificios  que conservan el antiguo patrimonio cultural, algunos de ellos erigidos a finales del siglo XIX. Esta manzana y la Plaza Alsina  fueron reconocidas como Monumento Histórico Nacional en el año 1987.

En la batalla del 7 de Marzo de 1827, el pueblo de Patagones  y la zona, defendió heroicamente el territorio de la invasión del Imperio Brasileño, suceso que reafirmó nuestra soberanía. La invasión a Patagones (hoy Comarca Viedma – Patagones) se produjo en el contexto de la guerra que nuestro país sostuvo entre 1825 y 1828 con el Imperio del Brasil. Este conflicto se originó en la pretensión brasileña de anexar a su territorio a la Banda Oriental (hoy República del Uruguay). La Argentina debía enfrentar sin barcos  a un imperio marítimo, lo que determinó el artillamiento de barcos mercantes a los que se les otorgó  patente de corso, es decir que se los autorizaba para hacer la guerra en nombre del gobierno argentino, a cambio de un porcentaje de lo tomado al enemigo. Pero el bloqueo del puerto de Buenos Aires por la escuadra brasileña, traslado el centro de operaciones corsario a la Ensenada de Barragán, y finalmente a Patagones, que para 1827 constituirá el único puerto seguro de las Provincias Unidas del Río de la Plata. El accionar de los corsarios fue tan exitoso que el Brasil decidió invadir Patagones. El Ministro de Guerra Balcarce, en una circular del 6/12/1825 a los Gobernadores expresaba: “Por noticias recibidas hoy, se sabe que en su plan (Brasil), entra en la operación de ocupar el establecimiento de Patagonia  con dos mil hombres, mover indios y unidos a ellos invadir todas nuestras fronteras”. La conmoción que la noticia causó en el vecindario maragato (nativos de Patagones) se agravó al saberse que el Gobierno Nacional había decidido no enviar refuerzos al Carmen, excepción hecha de un reducido grupo de gauchos dirigido por el baqueano José Luis Molina. La Fiesta que anualmente convoca al pueblo de Patagones, recuerda un combate en que el pueblo en armas, los hombres de la menguada guarnición local y un grupo de corsarios pudieron derrotar a un poderoso invasor el 7 de Marzo de 1827. Pero en rigor, el combate se había iniciado tres meses antes. Fue el combate contra el miedo que se trocó en fiero coraje y decisión de vencer para defender el suelo patrio. Con el correr de los años el Gobierno del Brasil ofreció asfaltar toda la localidad a cambio de la devolución de las Banderas de ese país, las que se encuentran en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen. Se llamó a una votación y el Pueblo Maragato se negó a ese acuerdo, prefiriendo el pedregullo en las calles al asfalto, seguramente por respeto a esos criollos de coraje argentino que defendieron el suelo, y no negociaron su entrega.

La ciudad de Viedma, destacada por la variedad y calidad de sus actividades deportivas, ofrece importantes instalaciones para su desempeño. La pureza del río Negro regala día a día una experiencia única para disfrutar de sus escenarios naturales. La Costanera  y su frondosa vegetación, los balnearios y sus aguas transparentes, hacen de este sitio el lugar ideal para realizar diferentes actividades en contacto con la naturaleza. Este río de aguas tranquilas, sembrado de islas, permite conocer sus paisajes, flora y fauna, en embarcaciones de paseo como el Catamarán, de excursiones a remo o en otros tipos de embarcaciones. Un símbolo de la  unión de ambas ciudades, que enriquece y da vida a esta agua, es el clásico cruce del río en lancha, que diariamente realizan cientos de pasajeros. La Regata del Río Negro, reconocida internacionalmente como la más larga del mundo, recorre 500 kilómetros entre las ciudades de Neuquén y Viedma, en el marco de un escenario donde la naturaleza es testigo del esfuerzo y valor de quienes disfrutan del canotaje.

En el año 1960 se creó el Instituto de Desarrollo del Valle Inferior (IDEVI) para la ejecución y administración de un complejo bajo riego, jerarquizado como uno de los más importantes de América. Este nivel de reconocimiento fue otorgado gracias al eficiente sistema de riego y drenaje, encargado de transportar el agua a través de una superficie de 22.000 hectáreas. Este extraordinario emprendimiento posibilitó el desarrollo de numerosas chacras que hoy se dedican a la producción de frutas, verduras, hortalizas, cría de animales y fabricación de productos regionales artesanales. En algunos establecimientos es posible observar los procesos de producción y degustar los exquisitos productos como quesos, alfajores, dulces, nueces, almendras, pickles, licores, vinos, chacinados y escabeches. La belleza e imponencia del paisaje se nos brinda para nuestro deleite presente, pero también nos obliga a preservarlo. Mantener nuestro entorno natural es el mejor legado a las generaciones futuras.

Corredor de las Playas

Integran este corredor varias localidades que contienen diferentes atractivos y actividades de interés para el turista.

La Comarca Viedma – Patagones

Es otro punto de sumo interés de la Costa Rionegrina; Viedma capital de la Provincia, se encuentra a sólo 30 kilómetros de la desembocadura del río Negro  en el Océano Atlántico. A partir de esta desembocadura y hacia el oeste comienza el ya muy conocido camino de la Costa de Río Negro, donde se suceden una tras otras hermosas y extensas playas prácticamente vírgenes con una riqueza ecológica espectacular ( El Cóndor, Playa Bonita, Lobería, Bahía Creek, Punta Mejillón, etc); aquí la pesca y recolección de mariscos son también delicia de pescadores.

El Cóndor

A solo veinte minutos de Viedma, se encuentra el Balneario El Condor, un espacio a orillas del mar para quienes quieren disfrutar del sol y la playa. A lo largo de sus costas la Meseta culmina en el mar y aparecen los primeros acantilados que caracterizan el litoral patagónico. Esta Villa, ubicada muy cerca de la desembocadura del río Negro en el Océano Atlántico,  se ha convertido en el centro de servicios del Camino de la Costa, capaz de satisfacer las más diversas motivaciones. Para contemplar la pintoresca villa  y el hermoso paisaje, en los comienzos de los acantilados se encuentran el Mirador de Ceferino, punto panorámico donde esta  el Monumento y Capilla a Ceferino Namuncurá y evangelizador de su raza. Desde este lugar, se tiene una vista panorámica de la villa balnearia, de  la desembocadura del río Negro, y el Primer Faro, ubicado a 45 metros sobre el nivel del mar, fue inaugurado en 1887, fue el primer faro de la Patagonia, se puede visitar ascendiendo a su torre, para disfrutar de una espectacular vista panorámica..

Entre El Cóndor y el Puerto de San Antonio Oeste, hay 180 kilómetros  de escenarios naturales, sitios ideales para la pesca y áreas con gran variedad de flora y fauna

La Lobería

La Lobería ( Punta Bermeja) es uno de los mas atractivos más importantes de este lugar; reserva natural con la colonia  de lobos marinos más importante de la Patagonia, con pasarelas para  contemplación de los lobos. Dentro de los pinipedos (del latín PINNA: aleta y del Griego POUS, podos: pies), los otáridos son fáciles de reconocer por sus características externas. En primer lugar son los únicos con orejas visibles, muy pequeñas, de forma estrecha y puntiaguda y dirigidas hacia atrás. El nombre “Otario” de origen griego, significa justamente “con orejitas”. El aspecto de esta especie varía más que cualquier otra familia con la edad y con el sexo. Los machos adultos tienen el cuello muy largo y enormemente grueso en relación al resto del cuerpo, pareciendo mas grueso y deforme por el pelo del que se halla revestido; su hocico es corto y levantado, adornado con largos bigotes y orejas chicas ocultas en el pelo, la cola también es corta, mientras que las cuatro patas son proporcionalmente grandes. Su pelaje es generalmente pardo oscuro y siempre con matiz amarillento sobre todo en la melena aleonada. La longitud total del animal desde el hocico a la cola, es de unos 3 metros, algunos 3.50 en su posición natural, con el cuello erguido y la cabeza levantada. Estos animales se lanzan hasta 1.5 m. sobre el suelo. Las hembras no pasan de 2.50 metros de longitud y sus formas son muy delgadas y elegantes; el cuello no adquiere el mismo grosor que en los machos y carecen de melena. Su color es pardo gris oscuro y en las partes inferiores amarillento. Los cachorros, cuando nacen, miden poco mas de 40 cmts. de longitud y están cubiertos de un pelo muy corto pardo, casi negro, colorado en el vientre. Entre sus costumbres podemos citar que los lobos marinos durante la mayor parte del año, pasan casi todo el tiempo en el mar. La facilidad y la gracia con que estos lobos se mueven en el agua, con movimientos ondulantes o sacando medio cuerpo y volviendo a sumergirse para nadar de espaldas o de costado, son bien conocidas. Saltan en el agua, con una ligereza que parece impropia de su enorme masa, y sus movimientos demuestran una vitalidad asombrosa. Cuando salen a la tierra, buscan rocas o islotes y saben subir a puntos  mas altos, levantándose para ello sobre las extremidades posteriores y elevándose con la ayuda de las anteriores, para pasar de roca en roca. Generalmente cuando desean volver al agua, se arrojan al mar de golpe. Cuando caminan en tierra, lo hacen con el cuerpo levantado sobre los 4 miembros, con movimientos torpes pero bastantes rápidos. El alimento se compone exclusivamente de peces, que saben apresar con maestría. De acuerdo a su tamaño, devoran entre 15 y 25 kgs. de peces por día. En primavera los lobos comienzan a reunirse en las loberías. Primero llegan los machos, que pasan casi todo el día en tierra, si bien salen a pescar. Poco después, comienzan a presentarse las hembras que vienen a dar a luz. Los machos van formando sus harenes, peleándose entre si, para quedarse con el mayor número de hembras. También atacan a las hembras para impedir que abandonen su manada. Los bramidos de los machos son parecidos a los del toro y los gritos de las hembras y las crías semejantes a balidos, y se oyen a largas distancias..

La fauna asociada esta representada por aves marinas. Las palomas antárticas junto a las gaviotas y el petrel gigante se encuentran relacionados a los lobos, pues se alimentan de los restos no digeridos de los peces y parásitos de animales muertos. En época de reproducción, estas aves cumplen cierta asistencia en el parto, dado que se alimentan de la placenta que el cachorro mantiene unida al cordón umbilical al momento de nacer. Este fenómeno simbiótico influiría en la disminución de la población de cachorros ya que el tiburón es atraído por el olor de la sangre y desperdicios del parto, y también restos de lobos muertos producto de caería de orcas, Los acantilados brindan pasaderos a Cormoranes y Biguaes que pescan en el mar volando a baja altura. Los loros barranqueros  se encuentran con una importante colonia reproductiva que se hace conocer con su brillante colorido, y si no fuera así, son tan ruidosos que no pasan inadvertidos. También en primavera se puede ver el paso de la Ballena Franca  en dirección a sus áreas de reproducción. En los últimos años  se ha ido formando una pequeña población que se aparea y reproducen, siendo vista desde esta reserva o balnearios cercanos, pudiendo apreciar muchos de sus comportamientos. La vegetación corresponde al denominado Monte Bajo, las especies más representativas son: jarilla, piquillín, chañar, alpataco. Estos arbustos no sobrepasan los 3 metros de altura. Con respecto a la fauna asociada al Monte, encontramos el zorro gris, el ñandú, la vizcacha, la mara, entre otros. Se pueden avistar una gran cantidad de aves que se hallan en la zona: calandrias, águila mora, golondrina negra, ratonera, cauquén halcón peregrino, pecho colorado, etc.

 

Playas Doradas

Playas Doradas esta ubicada cerca de Sierra Grande la que se constituye hoy en día en un incipiente centro turístico de Turismo Alternativo; con el atractivo más importante que es el Viaje al centro de la Tierra (Turismo Minero) y otros como la Meseta de Somuncura - ideal para el turismo de aventura Playas Doradas, y la Reserva Natural Isla de los Pájaros / Islote Lobos. Cuenta con los servicios turísticos básicos y cada año aumenta la cantidad de visitantes notablemente. Mar y Sierras dominan el paisaje del lugar. Playas Doradas es conocida por su fina arena que refleja el sol, es una combinación espectacular de mar, naturaleza y serenidad en la costa del sur de Río Negro. Se encuentra a 28 kilómetros de Sierra Grande, debe su nombre a los reflejos dorados que produce el sol sobre la arena fina que cubre la playa y que se ha formado  gracias a la fragmentación de cuarzo y conchillas. Playa de aguas cálidas y mansas, balnearios de largas extensiones ideales para  las familias

Las Grutas

Las playas más cálidas de la argentina

Se encuentra ubicada en el Golfo San Matías y es uno de los principales centros turísticos de la Patagonia, se complementa con la Ciudad de San Antonio Oeste y con el Puerto de San Antonio Este.

Su historia es muy reciente, en el año 1939 cuando Las Grutas no era más que barrancas con grutas, médanos y playas muy tranquilas, un grupo de vecinos de San Antonio Oeste se unieron y construyeron un bungalow que fue el único en la zona  durante 20 años. En el año 1945 se construyó la primera escalera de acceso al mar y de unos 20 años a la fecha su crecimiento ha sido sostenido con una población estable de aproximadamente 8000 habitantes, que han elegido ir a vivir a ese lugar de distintas partes del país por su tranquilidad y belleza. En temporada alta recibe aproximadamente 200.000 turistas.

Se destaca entre otras cosas por sus extensas playas de arenas claras, la amplitud de sus mareas, el sistema de circulación de las corrientes costeras, las altas temperaturas del verano y la escasez de precipitaciones pluviales convierten a las aguas del Golfo San Matías y en particular a la Bahía de San Antonio, en las aguas cálidas de la costa argentina, con temperaturas que oscilan entre los 22 y 24°. Por la temperatura de sus aguas y su transparencia  se transformó en uno de los mejores lugares para los amantes del buceo, hace  poco se incorporó otro atractivo más para este  deporte que es el nuevo “Parque Submarino Las Grutas”. Entre los atractivos turísticos  que podemos nombrar están Las Piedras Coloradas (formaciones rocosas que datan  de hace 500 años y que son de color rojizo). El Buque, Fuerte Argentino (ideal para los amantes del turismo aventura), El Cañadón de las Ostras, el Sótano, la Rinconada (propone la pesca de pejerreyes, sargos desde el acantilado), y para los que les gusta la vida de camping y por su tranquilidad están  las extensas Playas del Puerto del Este, donde además abundan las almejas y caracoles. En estas playas en el mes de septiembre, se realiza el concurso de las 7 horas del pejerrey.

En el año 1993, la Provincia de Río Negro decidió crear el área natural protegida Bahía de San Antonio, esta área es de especial importancia para la congregación de aves playeras migratorias, entre las que se destaca el playero rojizo y dada la importancia de la zona fue declarada  “Sitio Internacional”, por la red hemisférica de reservas para aves playeras.

El observatorio de aves “Vuelo Latitud 40” es un lugar para visitar, que esta a apenas 3 kilómetros de Las Grutas, es una experiencia didáctica y recreativa donde podemos entender y valorar el entorno que nos rodea, aprovechando a las aves como elemento natural característico.

Otra excursión muy especial para realizar es a “Las Salinas del Gualicho” a 50 kilómetros de Las grutas, es la Salina más grande de Latinoamérica, se recorre a pié visitando las zonas de producción y las grandes parvas de sal, y si se hace de noche se puede cenar sobre ese mar blanco a la luz de la Luna, y hablando de la Luna no hay nada más romántico que caminar por las arenas de Las Grutas con Luna llena y el sonido del mar a nuestros pies.

En los últimos años el Golfo San Matías comienza a ser conocido por las grandes manadas de delfines que animan sus aguas con un imponente despliegue de vida. Los Delfines pertenecen a una de las tantas familias de cetáceos dentados, la cuál está representada en el Golfo  por el Delfín Nariz de Botella o Tonina, la Orca y el Delfín oscuro. A la Ballena Franca Austral se la puede ver cada vez más cerca en el Golfo entre los meses de Julio y Octubre.

En cuanto a las exquisiteces que se pueden saborear en Las Grutas están los Pulpitos que los extraen de las costas los “Pulperos” y los Bivalvos (Mejillones, Vieiras, Cholgas) que extraen del mar los pescadores artesanales, esta tarea no es para nada sencilla, requiere de un gran esfuerzo  físico y del dominio de la técnica del Buceo. Podemos decir además que no solamente se puede disfrutar en el verano, sino en todo el año, ya sea practicando Buceo, pescando, caminando sobre las extensas playas, deleitándose con los platos típicos del Golfo. Recorriendo las instalaciones de Hachero (criadero de bivalvos) y muchas cosas más que lo asombrarán, disfrutando de ese mar azul  y el aire puro.

Estepa

Seguridad, tranquilidad, naturaleza

En un imponente marco de belleza natural, la Provincia de Río Negro resume lo mejor de la Patagonía Argentina. Paisajes espectaculares, innumerable variedad de servicios al más alto nivel, actividades deportivas y de aventura sin límites y la calidez de su gente, hacen que éste sea el destino ideal para vivir unas vacaciones soñadas. De los Andes al Mar, Río Negro lo invita a disfrutar un mundo de nuevas sensaciones. La Zona Andina ofrece un escenario inigualable de espejos de agua, bosques y magníficas montañas en armoniosa conjunción. La Zona Atlántica asombra con sus aguas transparentes y cálidas. Entre las altas cumbres y el mar se extiende la famosa Zona de los Valles del Río Negro donde los establecimientos rurales están abiertos al turista. El centro de la Provincia lo ocupa la Región Sur, una extensa meseta con paisajes turísticos, estancias de cría de ovejas y pueblitos pintorescos de nuestra Patagonia. Sin dudas, Río Negro es un destino fantástico para programar unas vacaciones llenas de entretenimiento en pleno contacto con la naturaleza.

Estepa Patagónica

El viento que barre un espacio sin fin. Allá donde se unen las vías del tren, el sol se hunde en el horizonte, con el silencio de la tarde. Los pueblos de la región sur tienen la magia de un  tiempo sin prisas, y de un espacio en el que la fuerza de la naturaleza domina la vida. El ferrocarril es más que un transporte de la cordillera al mar, es crecimiento y progreso, y también puede ser un místico viaje al pasado. Leyendas y artesanías del pueblo mapuche, se mezclan con tradiciones de Arabes en la Patagonia e historias de bandoleros.

En un marco de singular belleza, el Tren Patagónico atraviesa la meseta de Río Negro en un inolvidable recorrido desde Viedma hasta Bariloche, pasando por paisajes precordilleranos y uniendo los Andes con el Atlántico. Pintorescos pueblitos ofrecen servicios esenciales e importantes estancias de cría de ovejas se abren al turismo rural.

Este corredor esta unido por la Ruta Nacional 23 (partes asfaltadas  y partes de ripio en muy buen estado), que hilvana pequeñas localidades muy pintorescas y típicas que ofrecen artesanías indígenas, paisajes típicamente patagónicos, yacimientos mineros, yacimientos arqueológicos  y paleontológicos, fauna autóctona, interesantes campos  con explotación lanar, etc.  La más importante de las localidades del corredor es Ingeniero Jacobacci, cabecera del trazado ferroviario del sur rionegrino, que cuenta con los servicios básicos para la estadía del viajero. La Meseta de Somuncura es uno de los más importantes atractivos por su carácter de ser el área protegida más grande de la provincia y por contar con especies de flora y fauna endémicas y una variedad de paisajes y accidentes impresionantes (lagunas, manantiales, paisajes lunares, cráteres, cerros, cuevas, etc)

La Estepa, se caracteriza por la falta de humedad y los fuertes vientos y la escasa precipitación fluvial, lo que impide la formación de lagunas y arroyos permanentes, dando origen  a una vegetación esteparia y a un paisaje vasto, ondulado y suave. Hay calles, mallines y cañadones en las zonas donde se asientan las pequeñas poblaciones. Esta región estratégicamente ubicada en la Patagonia, cuenta con una extensión superior a los 120.000 Kilómetros cuadrados

La RN 23 que una la mayoría  de las localidades de la Región Sur, sigue el trazado de una histórica rastrillada  indígena, antiguo camino por donde trasladaban arreos, quedando las huellas marcadas de manera visible. Los pueblos están caracterizados también por la presencia de las estaciones del Tren Patagónico, a cuyo alrededor se desarrollaron.

La construcción del ferrocarril dominó la forma de vida y la economía de la zona. A partir de esto, surgieron la gran mayoría de las poblaciones actuales de la región. El Tren Patagónico une hoy las ciudades de Viedma y San Carlos de Bariloche, recorriendo los pueblos de la región.

El Arte Rupestre se distribuye en toda la Región Sur, y pertenece a las culturas originarias que habitaron en ese espacio. Los sitios son en general cuevas, paredones y abrigos, Hay también parapetos de piedras (pircas), puntas de proyectiles, bolas y cerámicas, restos óseos animales, y fogones. Las estructuras de piedras servían  para sujetar los toldos de cuero, constituyendo así las viviendas típicas de los grupos de cazadores nómades.

San Antonio Oeste y la Línea Sur

Mientras en el Alto Valle comenzaban las Obras de Riego que fundamentalmente es su riqueza actual (1910), otra gran obra pública, destinada también a tener enorme trascendencia, comenzaba a concretarse en la costa atlántica rionegrina. Se trata del Ferrocarril de Estado de San Antonio a Bariloche. Este FFCC fue el factor necesario de la puesta en marcha de la producción y poblamiento de nuestra meseta, hoy conocida como “Línea Sur”, del desarrollo de Bariloche sobre bases turísticas y de la integración territorial  rionegrina. Tenía además como objetivo  el fomento de los territorios nacionales. Y particularmente  unir horizontalmente a la cordillera (cuya vida orienta a Chile) con el Atlántico que se orientaba directamente al extranjero, tenía entonces también el ferrocarril un objetivo de argentinización. En principio, la población más beneficiada con este proyecto fue la localidad de San Antonio, sobre la bahía homónima. Esta zona se había poblado a fines del siglo XIX. En 1899 el telégrafo y algunos colonos  expresaban aquí la presencia civilizadora. Hacia 1903 conforman la localidad de San Antonio una decena de casas, pero a ella afluyen diariamente entre 15 y 20 carros con mercaderías de toda la línea sur. Y si hemos de seguir creyendo al corresponsal del "Diario Nueva Era" de la época, en ese año se exportaron por el puerto sanatoniense 2.000.000 de kilos de lana. Hacia 1930, al estar empalmadas las líneas del Ferrocarril del Estado y del Sur, mediante el puente Viedma – Patagones, la posibilidad de expedir lana  directamente a Bahía Blanca  y a Buenos Aires planteaba la competencia al Puerto de San Antonio Oeste.

Así esquemáticamente, nacieron nuestros pueblos de la Línea Sur. Algunos no crecieron mayormente, otros desaparecieron 

(como Quetrequile) y, en fin, otros progresaron a pesar de las dificultades.

Como para entonces también el Puente Patagones (Bs.As.) – Viedma (Río Negro) estaba concluido (1934), arribó a Bariloche el primer contingente de turistas porteños sin haber hecho ningún tipo de trasbordo.

Sierra Grande

La localidad de Sierra Grande esta ubicada al sur este de la provincia, sobre Ruta Nacional N° 3 y a 250 m.s.n.m, del que dista unos 30 kilómetros. Las ciudades más cercanas son la de San Antonio Oeste (Río Negro) y Puerto Madryn (Chubut). El área ocupa el emplazamiento urbano y los yacimientos ferríferos, mide aproximadamente 14.400 km 2.. Conforman el paisaje un grupo de sierras, cuya altura máxima  “El Tunal” no supera los 900 metros de altura, que constituyen el afloramiento superficial del macizo precámbrico  de la Patagonia. Plegamientos y fracturas determinaron el ascenso de los mantos ferríferos ubicados entre los 300 y 500 metros sobre el nivel del mar. Rodeando a éstas geoformas se encuentran las mesetas cuyas formas tabulares son el resultado de movimientos epirogénicos de ascenso y descenso del mar y del continente, con sus consecuentes sedimentaciones marinas  y –continentales depositadas en estratos. También es notable la presencia de extensas superficies  cubiertas con besaltos de origen cenozoico  y cuaternario, como ocurre en la Meseta de Somuncura.

Sierra Grande no vive exclusivamente  del producto de la explotación del hierro si bien es cierto  que esta actividad es hoy la mas importante de la región. Existen además reservas importantes de otros minerales ( plomo, mica, manganeso, fluorita) y una importante ganadería regional.

Valcheta

Cayupán (o Callupán) –cacique de origen araucano- había sido hasta 1828 aliado de los Cristianos. Al producirse la revolución encabezada por Lavalle se sublevó contra el Teniente Coronel Andrés Morel –Jefe de la Fortaleza Protectora Argentina (Bahía Blanca)- dándole muerte, a él y a 50 de sus Oficiales y Soldados del Regimiento de Dragones, a orillas del Arroyo Napostá. Temiendo la represión, Cayupán  huyó refugiándose al sur del  río Negro. En la campaña al desierto de 1833, el General Juan Manuel de Rosas dispuso la salida del Sargento Mayor Leandro Ibáñez con la misión de dar con el temible cacique. Llego al río Balchitas (Valcheta) a orillas del cuál sorprendió las tolderías de Cayupán –quién junto a una docena de sus guerreros logró escapar-  No fue esta la primera vez que  un blanco llegó al arroyo Valcheta, en 1782 Fernando Zárate –que fue cautivo de los indios Patagones-, habló del río chiquito. El arribo del Sargento Mayor Ibáñez es comúnmente conocido como “el descubrimiento de Valcheta” y la fecha del 5 de Octubre, se la considera como la de la fundación. El origen del nombre, según una versión interpreta a Valcheta como –murmullo de aguas y gritería de gente-, también se ha dado difusión  a “valle angosto”. Cabecera de departamento del mismo nombre, el pueblo de Valcheta, es uno de los mas antiguos de la provincia, esta ubicada sobre la ruta nacional n° 23, a 302 kilómetros de la capital provincial y a 192 m.s.n.m.. El ferrocarril que une San Antonio Oeste (proveniente de Viedma) con Bariloche también pasa por aquí. El pueblo está emplazado a orillas del arroyo del mismo nombre, que tiene sus nacientes en las Mesetas que se escalonan hacia el sur y cuya valle es un verdadero oasis, enclavado en una zona donde predomina la vegetación xerófila. Se encuentra en éste arroyo la muy conocida “mojarrita desnuda”, única en el mundo.

Ministro Ramos Mexía

Permanentemente, a lo largo del país y en la Provincia de Río Negro en especial, se presentan dificultades para determinar la fecha de Fundación de los pueblos. Es que estos surgieron, en muchos casos, casi en forma espontánea en torno a un boliche de “ramos generales”, una estación de ferrocarril, una aguada importante o un curso de agua, o simplemente en el cruce de dos caminos de relativo tránsito. Generalmente la decisión institucional de la creación de estos pueblos (decreto ley) es en muchos casos posterior al primer afincamiento. En el caso de la creación de esta localidad, como en otros casos, figura textualmente en el Boletín Oficial de la Nación N° 10146, del 10 de febrero de 1928, se ubica el Decreto del Poder Ejecutivo Nacional N° 1380, de fecha 7 de diciembre de 1927, que textualmente dice “…El Presidente de la Nación Argentina, DECRETA…TERRITORIO DEL RIO NEGRO 1°- Creánse 17 Pueblos con denominación análoga a la de las estaciones de ferrocarril Viedma – Nahuel Huapí, con una superficie de dos mil quinientas hectáreas, debiendo ser trazados alrededor de las mismas estaciones…y deberá designárseles: “Cinco Chañares”, “Mancha Blanca”, “Percy H. Scott”, “Aguada Cecilio”, “Pajalta”, “Musters”, “Teniente Maza”, “Falkner”, “Corral Chico”, Sierra Colorada”, “Ganzú Lauquén”, “Los Menucos”, “Cerro Abanico”, “Aguada de Guerra”, “Maquinchao”, “Ingeniero Jacobacci” y “Comayo”, respectivamente. ALVEAR, Mihura

Los primeros pobladores sin duda vivían en un pequeño vallecito ubicado a menos de 1000 metros de la estación. Socavado en la pedregosa meseta es un verdadero oasis, cubierto de una frondosa arboleda. El arroyo Pichi Malal nace allí, recorre unos pocos kilómetros y derrama sus aguas en la laguna del mismo nombre. El 1° de abril de 1939 el Decreto N° 27.778 del Poder Ejecutivo Nacional reemplaza  la designación de Corral Chico por Ministro Ramos Mexía honrando la memoria de Don Ezequiel Ramos Mexía.

 

Maquinchao

Cumpliendo “la parte más difícil del plan de campaña” –según palabras del General Conrado Villegas, Comandante de la Expedición de 1881 al desierto patagónico- la III Brigada a órdenes del Coronel Liborio Bernal partía con 600 hombres de Choele Choel arribando al Fortín Valcheta el 6 de marzo. El 19 prosiguió viaje al oeste, llegando a Treneta el día 21, a Trapal Leufú  el 22 y a Arroyo del Vasco el 23. El 26 de marzo las tropas atravesaron el arroyo Maquinchao acampando en el gran Valle de Epú Laufquen, donde permanecieron tres días. El Diario de la Expedición relata que en inmediaciones  del arroyo citado la vanguardia tomó una criatura de 12 años que resultó ser cautiva de Sayhueque, la que con un hijo de este cacique escapaba de los destacamentos  de la Brigada del Coronel Vinter. El pequeño – de apellido Rivas- había sido raptado  8 años atrás en Azul y ya no hablaba castellano. Sin embargo orientó las fuerzas que consiguieron  hacer prisionero al Cacique Puarían y otros, tomar cincuenta prisioneros  y rescatar 3000 cabezas de ganado. En 1911 el ferrocarril que desde San Antonio Oeste hacia Nahuel Huapí había comenzado a construirse, llegaba a Maquinchao. El Ingeniero Jefe de la obra aconseja la creación  de una estación  en este lugar, teniendo en consideración la importancia pastoril de la región. A partir de la inauguración de dicha estación –al año siguiente- algunos pobladores que desde hacía algunos años (1905-1907) vivían en proximidades del arroyo Maquinchao, se radican aquí con sus familias. Del 7 de diciembre de 1927 data la creación oficial  del pueblo “con denominación análoga a la de la estación del ferrocarril de Viedma a Nahuel Huapi”. Maquinchao esta emplazada  sobre la Ruta Nacional N° 23 en una zona particularmente apta para la cría de ganado ovino –explotación tradicional-  Maquinchao dista  572 kilómetros  de Viedma y 300 lo separan de Bariloche. Organizada por instituciones locales se realiza aquí anualmente el Encuentro Folklórico de la Línea Sur, el que ha logrado a través de sus ediciones, verdadera trascendencia.

 

Ingeniero Jacobacci

Nahuel Niyeu es el nombre con que se conoce donde está emplazada la localidad de Ingeniero Jacobacci. Un gran cañadon que corre en sentido este – oeste, surcado por un pequeño arroyo, que recibe el mismo nombre. Su significado, según el profesor Rodolfo Casamiquela, es: “donde hubo una garganta” y la voz es Tehuelche. Huanel Niyeu es también la primera denominación que tuvo la población. La floreciente población  –tenía más de 300 habitantes- es designada en 1925 con el nombre de Ingeniero Jacobacci, en memoria del técnico Italiano que se desempeñó como jefe del tendido de la línea férrea.

Puede señalarse a la explotación lanar como la actividad básica de la zona sur, es a su vez el principal  productor ovino provincial. Por otra parte, la zona sur es también la región  tradicionalmente minera de la provincia. En inmediaciones de Jacobacci se encuentran  los yacimientos de diatomita más importante del país y de los cuales proviene la casi totalidad de la producción nacional. Existen además yacimientos de caolín y caliza, y se ha iniciado la explotación de otros minerales (plomo, oro, plata, cinc), Desde Ingeniero Jacobacci inicia su viaje el tren “La Trochita” rumbo a Esquel en la Provincia del Chubut, el que en su recorrido pasa por las localidades  de – Ojos de Agua, Manuel Choiqué, Cerro Mesa, Río Chico, Chacay Huarruca, Fitalancao, Ñorquinco, El Maiten-. Debemos destacar las Cuevas de Pampa Alegre, ubicadas a 50 kilómetros al sur de la población, donde estudios arqueológicos  permitieron descubrir instrumentos trabajados por el hombre con restos de milodontes y existen pinturas rupestres en el interior de las cuevas; Casa de Piedra, donde también pueden verse pinturas de este tipo y un lugar donde se encontró el dinosaurio más completo, ejemplar que data  de más de 70 millones de años; el Paraje Cerro Bandera y la Angostura de Piedras Pintadas también ostentan antiquísimas muestras artísticas y paisajes de agreste y excepcional belleza. La Laguna Carri Laufquen, a 15 km. de Jacobacci, es un excelente lugar para solaz  y esparcimiento de amplias playas y abundante pesca. Troncos petrificados, fósiles, yacimientos de minerales, complementan una cautivante atracción regional. El Museo “Jorge H. Gerhol” es uno de los mas importantes de la Patagonia y ha sido visitado por famosos investigadores en esta materia; la minifábrica de tejidos regionales “Ñumican”, donde se confeccionan piezas guardando los primitivos métodos artesanales, constituyen otros motivos de indudable interés.

 

 

Los Valles de Río Negro

 

General Conesa

General Conesa es un punto ideal para una visita diaria o para una parada de descanso, y conocer el majestuoso Río Negro con sus islas, el camping municipal y las chacras con producción frutícola. Este formidable Valle ubicado a la vera del río Negro, esta conformado por una sucesión  de colonias productivas: Chocorí, San Juan, María Teresa, Colonia Conesa, Rodríguez San Lorenzo, La Luisa y Teniente Frías. Ochenta mil hectáreas  fértiles sobre ambas márgenes del río, agua abundante y de muy buena calidad, proviene de deshielo y de la unificación de los ríos Limay y Neuquén. Dispone de un eficiente sistema de riego que cuenta con 500 kilómetros de canales, permitiendo regar 20.000 hectáreas. Es de clima seco, con una amplitud térmica importante. Un ambiente ecológico sano con niveles de contaminación casi nulos. La zona es muy luminosa, debido a escasa densidad de nubes, sus tierras son aptas para el desarrollo de variadas producciones, la ubicación es de privilegio, en tierras de la patagonia norte, las comunicaciones son fluidas hacia los cuatro puntos cardinales. Sólo 143 kilómetros  separan en el “Valle de Conesa” del Puerto de San Antonio Este. General Conesa es una de las regiones más privilegiadas del mundo para el desarrollo de las mas variadas producciones: ganaderas, frutícolas, vitivinícolas, hortícolas, forestales. 

 

El río y sus islas

A escasos metros del centro de Choele Choel, se encuentra la isla 92, con todos los servicios que el viajero pueda requerir y la atención que brindan LOS PERROS DE AGUA, agrupación ecologista que puede guiar un paseo en canoa o lancha al turista para hacerle disfrutar del paisaje del río, su flora y sus aves.

Este valle, debido a su ubicación geopolítica estratégica como puerta de entrada hacia el sur patagónico, jugo un papel fundamental en la conocida “Campaña del Desierto” encabezada por el Gral. Julio Argentino Roca. Como testimonio de ese pasado histórico , quedaron la casa – fuerte del Cnel Belisle, el monumento a la Conquista del Desierto ubicado sobre las bardas de Choele Choel (excelente punto panorámico), otras casas históricas en la isla y un importante museo privado en la localidad de Darwin. Ligado a la historia de la Conquista del Desierto existe un símbolo religioso de espacial magnitud: Ceferino Namuncurá. En Chimpay (cuna de Ceferino Namuncurá) se venera su memoria en forma permanente y existe, para descanso del peregrino, un frondoso parque a la vera del río que enmarca al monumento de Ceferino. Todos los años miles de fieles de todo el país se concentran en este lugar para conmemorar la semana de su nacimiento.

Aparte de estas localidades nombradas componen este encanto para la vista y el sabor del turista, otras que son las siguientes: Beltrán, Darwin, Lamarque, Pomona y obviamente Choele Choel. Todas ellas componen el Valle Medio.

La zona de Valles emerge como un oasis de cultivos de la región norte de la Patagonia, rodeado de un paisaje árido y agreste. Se caracteriza por ser un área frutihortícola. El contraste de la región cultivada, con frutales y vid, con la meseta árida de la Patagonia y su flora característica de los ambientes desérticos, constituyen uno de los principales atractivos de la zona.

 

Ruta de la Pera, la Manzana y del Vino

En esta fértil tierra regada por las caudalosas aguas del río Negro pueden encontrarse las mejores manzanas, peras, vid, duraznos, ciruelas, frutos de la huerta de los que derivan una innumerable variedad de dulces y recetas de alta cocina. El Alto Valle del Río Negro posee condiciones climáticas ideales para la elaboración de vinos. La mejor virtud de la zona es el viento fuerte, ya que produce sequedades al ambiente evitando la aparición de enfermedades, y esto se traduce en la posibilidad de la elaboración  de vinos orgánicos, sin adición de agroquímicos. La gran amplitud térmica permite que la uva madure lentamente y realice una mejor acumulación de azúcares, ácidos y sabores. Los celajes resultantes son exportados a todo el mundo. Las variedades como Pinot Noir, Merlot, Malbec, y Semillón logran un equilibrio entre el azúcar y la acidez caracterizando al vino Patagónico.

El Alto Valle se extiende entre las ciudades de Chichinales y Cipolletti, comprende además a las Ciudades de Gral. Roca y Villa Regina  y es la zona de producción frutícola de la provincia. Dentro de ésta área consideramos también a las localidades de Cinco Saltos y Colonia Catriel.

 

Fiesta Nacional de la Pera

Nace como un sentido homenaje  a los hombres y mujeres de nuestra tierra que día a día trabajan para hacer de éste rincón de Argentina un lugar más próspero, aportando con su esfuerzo  a construir un mejor futuro para generaciones venideras. En ella se reflejan  a través de Muestras, Exposiciones, Stands, Espectáculos y Actividades Culturales el hacer cotidiano de Empresas, Productores, Comercios, Instituciones de Bien Público, Escuelas y Actores Sociales de la Región, permitiendo el intercambio de información, desarrollo de nuevos negocios, relaciones interdisciplinarias y la profundización en el conocimiento de Nuestro Sistema Productivo y los nuevos desafíos que a diario se nos presentan. Allen es el principal productor de peras del país.

Allen

En el centro del Gran Valle Rionegrino, rodeada de viñedos, árboles frutales y extensas alamedas que tiñen el otoño de tonos ocres, se encuentra la Ciudad de Allen. Fundada en 1910, tiene como principal actividad económica a la producción frutícola. Cuenta para ello con una de las superficies bajo riego más extensas de la provincia y los beneficios de un clima inmejorable. Su población fundacional conformada por inmigrantes oriundos de diferentes países, le dieron a la zona un perfil netamente productivo. El amor por la tierra y el tesón de sus habitantes la convirtieron en uno de los pilares de la economía valletana. Pese a ser una zona fruti hortícola por excelencia, Allen ha logrado diversificar su actividad económica y posee un destacado Parque Industrial, ubicado a escasos metros de la Ruta Nacional 22, siendo el paso ineludible que comunica todas las ciudades del Alto Valle y con Buenos Aires y el resto de la Patagonia.

 

Corredor de los Lagos

Lo integran, en la Provincia de Río Negro, dos centros turísticos de gran importancia: San Carlos de Bariloche y El Bolsón. El primero es el centro receptivo más importante de la Patagonia, por la cantidad de turistas que recibe  anualmente; se encuentra ubicado dentro del Parque Nacional Nahuel Huapí y cuenta con una población estable de 85.000 habitantes aproximadamente, conformando una ciudad muy dinámica con un importante movimiento  comercial, donde el turismo es la principal actividad económica sin lugar a dudas; también se puede decir que la ciudad presenta una arquitectura típica de montaña que realza la belleza del paisaje.

San Carlos de Bariloche, esta ubicada en la margen sudeste del Lago Nahuel Huapí, es denominada por su importancia poblacional e infraestructura, la Capital de los Lagos del Sur y centro turístico reconocido mundialmente. Posee una amplia y variada capacidad hotelera, que va desde establecimientos 5 estrellas, como el famoso Hotel Llao Llao, hasta Hosterías y Bungalows de las más variadas características. Singularmente dotada por la naturaleza y el trabajo del hombre, San Carlos de Bariloche esta preparada para todas las alternativas  del turismo moderno.

El Bolsón  se encuentra a unos 120 kilómetros desde Bariloche, hacia el sur, por la Ruta Nacional 258 asfaltada en su totalidad. Esta ubicado   en el extremo sudoeste de la Provincia, integra con el noroeste de la Provincia del Chubut la denominada “Comarca Andina del Paralelo 42”. Declarado Municipio Ecológico y Zona no Nuclear, su especial microclima  resulta propicio para el cultivo de frutas finas (frutillas, frambuesas, guindas y cerezas, lúpulo, hortalizas, entre otras.). El lúpulo presta su nombre a la Fiesta Nacional que se realiza en el mes de Febrero.   Este camino recorre un paisaje verdaderamente espectacular bordeando lagos y montañas hasta llegar a esta pequeña y pintoresca ciudad de 15.000 habitantes aproximadamente. La gente de allí es amante de la vida sana y natural, existe alta producción  de artesanías y alimentos caseros enteramente artesanales, como dulces, conservas, ahumados, hongos, quesos, licores, etc., que hacen que la parte gastronómica  se constituya en un atractivo singular de esta pequeña comarca. Las chacras ecológicas que se extienden entre la ladera de la montaña y los pequeños ríos y arroyos conforman un sitio ideal para el agroturismo. En muchas de ellas se puede pernoctar en comodísimas cabañas, compartir la vida sana y natural en familia y degustar las exquisiteces de El Bolsón. Turístico todo el año, en Invierno su paisaje nevado se complementa con la práctica de esquí en el Cerro Perito Moreno. Su primavera es floral, y su verano cálido invita a paseos pastoriles  por sus típicas chacras. El otoño es una maravillosa policromía  de ocres, rojos y amarillos. Un atractivo especial es su Feria Artesanal, permanente, que funciona Jueves y Sábados de 10 a 14 hs. Debemos destacar que disfruta este lugar de una franquicia especial (precio de la Nafta, 50% menos).

Tanto Bariloche como El Bolsón ofrecen la posibilidad de tomar excursiones hacia Chile permitiendo  de esta manera integrar dos países en un mismo paseo. También Bariloche ofrece al turista excursiones terrestres y lacustres a lugares   de ensueño como  Puerto Blest, Isla Victoria, Bosques de Arrayanes y tantos otros; la practica de actividades de turismo  de aventura (rafting, trekking, parapente, andinismo, etc.). Para los amantes del esquí Bariloche cuenta con el Cerro Catedral con sus importantes pistas, y El Bolsón con el Cerro Perito Moreno, incipiente centro de deportes invernales. 

 

Naturaleza

Naturaleza, madre y maestra. Basta observarla para comprender algunos de los misterios de la vida: el sobrevivir, la belleza, el amor, el nacimiento…De ella venimos y a ella vamos y somos felices cuando de ella participamos, porque por ella vivimos  y de ella aprendemos. Contemplarla, seguir sus ritmos, consumir sus frutos, asumir sus emociones, emularla. He aquí algunas de las muchas razones suficientes para que en sus próximas vacaciones, Río Negro sea su destino. Porque es en donde y desde donde la naturaleza le será más elocuente. En las altas cumbres de nieves eternas que se confunden con las más altas nubes, el cerro Tronador ( 3478 m.s.n.m) domina majestuosamente la cordillera andina. Enfrenta los vientos del oeste, que determinan con sus precipitaciones, la densidad de la vegetación : la vida misma. En laderas y valles la lluvia llega a 3500 mm anuales, mientras que en la costa apenas alcanza los 300. Esto ocasiona la diversidad fitogeográfica de la provincia; la selva poblada de alerces y cipreses, lianas y cañas, abigarrada como una vegetación subtropical. Luego, el bosque húmedo  andinopatagónico, enmarcado por cerros como el catedral (2385 m.s.n.m.) regala a la vista las coníferas cuyo suelo esponjoso mantiene la humedad necesaria  para tanto crecer. Lagos, montañas, ríos, arroyos y bañados que se repiten una y otra vez. En los veranos , la delicada lluvia permite a cada rato vislumbrar el sol, favoreciendo la difusión  de plantas florales, realzados sus colores por la limpidez de la atmósfera.  En invierno, todo se cubrirá con el manto juguetón de la nieve y así se ira repitiendo  el ciclo eterno de las cuatro  estaciones de las que aquí, no se sabe cuál preferir.

Arboles de tanto porte, poco vistos en otros mundos, como los rojizos arrayanes (hasta 25 m de alto y 300 años de viejos) cohabitan con otras especies  autóctonas: cohiues, lengas, notros, ñires y araucarias. Los arbustos, algunos de colores atractivos, como el taique, el chilco, el pañil, y la mutisia o de propiedades casi mágicas como la rosa mosqueta que completa un nutridísimo botiquín  de pócimas naturales con el palo santo, el huahuan, el tineo. la luma, el michay, el culantrillo, el calafate y una treintena de yuyos más entre los que  se esconden las sabrosas frutillas nativas.

Sobre los lagos de origen glaciar y los ríos (algunos regresan caprichosamente al pacífico),  sobre los arroyos y los mallines, vuelan cóndores y águilas moras, hualas, cormoranes y martines pescadores, palomas, zorzales, cotorras y cortarramas patagónicos de costumbres vegetarianas. El muy americano picaflor en su versión galerita, se detiene en el aire para probar los néctares azucarados del bosque. Las garzas brujas, los patos vestidos de colores, nadan o sobrevuelan los tantos espejos de agua. Este es el paraíso de los fotógrafos. Si el destino les depara la rara suerte de toparse  con un huemul, el cérvido se detendrá inmóvil ante el objetivo. El huillín, las maras, el escondido gato huiña, el guanaco y el precavido  puma (que ocasiona tanto miedo al ser humano como el que siente él) se suceden especies exóticas como ciervos rojos, jabalíes y liebres introducidas desde Europa. La población ictícola autóctona está integrada por truchas criollas o percas, salmones patagónicos y algún pullén  o la pequeña peladilla, que han retrocedido ante la presencia de los voraces salmónidos de otras latitudes, sembrados por el hombre a principios de siglo para regocijo de los pescadores

Bajando por la Meseta, la fauna y la flora van perdiendo densidad. A nuestras espaldas va quedando la estepa manchada de pueblitos heroicos nacidos alrededor de una estación  o de un simple ojo de agua. La Meseta de Somuncurá, un ambiente impoluto que fuera una isla de origen volcánico, se yergue unos 1000 metros con alturas de hasta 2000 por encima del mar, abarcando 1.600.000 hectáreas. En una depresión de 73 metros, un mar que se ha secado totalmente ofrece su sal de mucha pureza, mientras las sierras, arrugas que de vieja tiene la tierra, guardan en sus entrañas minerales para el hombre.

 

La Nieve

Un día de mayo o de junio, apenas se acerca el invierno, la lluvia se vuelve blanca y comienza a cubrir, la montaña de mil verdes como un triunfo de los hielos eternos sobre la primavera. Sin embargo, nada muere. Solo algunos animales dormitan después de tanta actividad. Las gentes, por su lado juegan  sobre el manto blanco abrigadas con los colores de una vida placentera y se deslizan, por el simple placer de avanzar sin pausas, o por competir con sus iguales en las pistas. Otros van entre aletargados bosques de lengas cuyas siluetas contrastan con el Insistente brillo de la nieve.

 

San Carlos de Bariloche

Un paraíso natural para disfrutar todo el año. En el invierno todo se cubre con un manto blanco que predomina sobre todo el paisaje; en la primavera, una explosión multicolor protagonizada por los miles de flores que dan pinceladas mágicas a éste paisaje paradisíaco; el verano se caracteriza por el azul intenso de los lagos y los diferentes tonos de verdes con los que se visten los bosques en esta estación del año; y en el otoño la gama de amarillos, ocres, anaranjados y rojizos le dan a esta zona un toque espectacular. San Carlos de Bariloche se encuentra ubicada al borde del Lago Nahuel Huapí, dentro del Parque Nacional del mismo nombre, en  y es denominada la Capital de los Lagos del Sur. Bariloche se encuentra ubicada en una zona que presenta una de las mas grandes concentraciones de Parques Nacionales de Sudamérica y es un Centro Turístico reconocido mundialmente. Singularmente dotada por la naturaleza y la mano del hombre, este lugar esta preparado  para todas las alternativas del turismo moderno, con un aeropuerto internacional con vuelos diarios. El Cerro Catedral es el centro de esquí más importante de Sudamérica y ofrece un entorno espectacular y único, tiene más de 67 kilómetros de pista que permiten descensos ininterrumpidos de casi 4 kilómetros desde alturas superiores a los 2.000 metros sobre el nivel del mar. Instructores de nivel internacional y medios de elevación en permanente expansión (telecabinas, telesillas, cabinas séxtuples, cuádruples, etc.); junto a modernas tecnologías como los cañones de nieve que aseguran la presencia permanente de la misma y le ofrecen al turista  una buena actividad deportiva. La base del cerro posee todas las comodidades y servicios turísticos de primer nivel a sólo 19 kilómetros de Bariloche. En la misma se encuentran importantes hoteles, confiterías, restaurantes, casas de té, un moderno shopping, oficina de información al turista, etc. En el Cerro se pueden disfrutar de importantes actividades deportivas, además de los juegos típicos de nieve que buscan aquéllas personas que las motiva el conocerla.

 

El Bolsón

La República de, El Bolsón

Cuando el pueblo de El Bolsón aún no estaba diagramado con sus calles y plazas…cuando no insinuaba el perfil que el tiempo y sus habitantes habrían de darle, alrededor de 1912 un grupo de lugareños decidió autoproclamarse “República de El Bolsón. La República tuvo su Presidente y Ministros que se encargarían de darle gobernabilidad a la zona, olvidada de todos hasta ese momento no era conocido en el mapa argentino, como una población de importancia. Como por esos años no existía la Gendarmería que custodiara las fronteras y sus adyacencias, nadie podría aprender rápidamente a los sublevados. Pero en Chubut existía la denominada Policía  Fronteriza a cuyo mando se encontraba el Mayor Mateo Gebhar, un prusiano, que había sido puesto en dicha jefatura por su arrojo y capacidad de mando. Fue comisionado a la zona para disuadir a los republicanos de su intento libertario. Cuando llegó la Comisión no existían rastros de la República. Su duración fue tan efímera que apenas puede registrársela en las crónicas, aunque dio un fruto: a raíz de este hecho el Gobierno Nacional destinó oficinas, salud, educación mas acendrada y seguridad.

Una de las culturas que se pueden encontrar en la región es la denominada “hippie”. El primer grupo que llegó a la zona lo hizo en el año 1969 y fue el resultado del deseo  de llevar a la práctica la convivencia con la naturaleza y como una forma de rechazo  a la progresiva industrialización y capitalismo que se observaba en el mundo. Los primeros pertenecían casi en su totalidad el staff de la Opera Rock “Hair” cuya versión se puso en escena exitosa en Buenos Aires y algunos lugares sudamericanos. La idea original que los movía  era la convivencia en grupo y llevar adelante el amor a la naturaleza, la comunidad de intereses y volver a la tierra, el autoabastecimiento y la paz interior. Su primer asentamiento comunitario fue en la zona denominada “La Isla”, en las nacientes del río Azul, aunque por  distintos motivos este emprendimiento fracasó, persistió la idea de la vida comunitaria. Mas tarde se organizó  la “Comunidad de El Arca”, con centro en Centro Radal y con otros alimentos  como el aspecto religioso y la independencia familiar dentro de un mismo grupo. Perseguidos por su nueva manera de ver al mundo, sus ideales, formas de vestir y aún por ser considerados revolucionarios, concluyeron haciéndose protagonistas de un Bolsón  que los alberga y marcan un perfil del turismo, la ecología y la artesanía regional.

Cuenta una vieja leyenda  que en la zona  del Cerro Fortaleza, ubicado en la zona norte de El Bolsón, si algún viajero se detiene a pasar la noche puede encontrarse  con la figura del Cacique Joyel que lo invita a acompañarlo a buscar sus fabulosos tesoros enterrados en el lugar. Cuando el visitante  intenta encontrarlo, se extravía y en consecuencia  el enigma de esas riquezas permanece invulnerable al paso del tiempo. Foyel tenía sus dominios al sur del lago Nahuel Huapí y fue uno de los caciques que más se insertó en la civilización propuesta por los blancos. Mantuvo intacta su capacidad para sostener la paz entre los pueblos. Se lo recuerda como un excelente  cazador e imbatible  en el arte del  manejo  de las boleadoras. La leyenda que lo evoca nace del desconocimiento que se tiene de cómo y donde aconteció su muerte. Los Cerros protegen su descanso e intimidad.

El Bolsón es un paradigma de una gran diversidad de paisajes, desparramada en ríos como el Azul, el Pedregoso o el Manso, encantadores lagos como Epuyén o Cholila, Cerros ideales para las caminatas, como el Perito Moreno que alberga además un centro de Esquí, El Pirque con el Huemul transitando, la Roca del Tiempo ensimismada en sus misterios con leyendas de ovnis y creencias de los originales que deambulan  en historias oídas en diversos lugares del valle, o el mismo Piltriquitrón centro de esquí que se encuentra a 2200 m.s.n.m., y desde donde caminando a 40 minutos se llega al “Bosque Tallado”, un bosque de lengas que guarda entre sus tesoros 31 esculturas hechas de su misma materia. Las diversas corrientes migratorias, aportaron un sinnúmero de mitos y leyendas a esta aldea, como la de la presencia del famoso bandolero americano Butch Cassidy.

Se lo llama El Bolsón por la peculiar forma geográfica, un valle abrazado por montaña que se asemeja a un bolso muy grande, El Bolsón, brinda una sensación acogedora, cálida como su gente, siempre dispuesta a brindar una mano y trabajando para que quienes conocen no pierdan la oportunidad de conocer los mejores lugares, probar los deliciosos productos regionales y entrar en contacto con la idiosincrasia de este pueblo con identidad propia. En el mes de Febrero se realiza la Fiesta Nacional del Lúpulo.

El Bolsón lo espera.

 

Los Pioneros

Vinieron del viejo continente hablando distintos idiomas pero un solo lenguaje, el del trabajo esforzado; y en lo que alguna vez fue señorío aborigen, edificaron un mundo nuevo de vida al aire y fecunda.

Conocido en todo el mundo por su producción frutícola, el Gran Valle de la Patagonia ofrece un sinnúmero de atractivos para quienes prefieran  alternar el turismo tradicional con la visita a un mundo laborioso, agrario pero moderno, pujante pero distendido, construido sobre lo que alguna vez fue solo esperanza y hoy es tierra de intenso regadío. Collar de pueblos y ciudades  enhebrados por caminos  y vías de ferrocarril, chacras encuadradas por rectilíneas  alamedas; manzanas, perales, viñedos de pródigas producciones; comunidades que otrora fueron colonias de inmigrantes italianos, españoles, alemanes, judíos, rusos, libaneses, y franceses; cada cuál dejando entrelazada, en tierras de bravos indígenas y legendarios conquistadores, una cultura con otra.

Reina de la fruta de los zumos. La industria se desarrolla aquí  desde los primeros tiempos del riego. Dulces, conservas, extractos, jugos y sidras y una gama de vinos y champagnes con la calidad propia del clima frío, invitan a quedarse en este valle que el río horadara durante miles de años en la inmensa meseta patagónica, y que el hombre labora con igual paciencia desde hace un siglo.

Mientras los hijos del mediterráneo abrían el camino hacia el oeste ya estaban allí, en los valles longitudinales paralelos a la Cordillera, los primeros admiradores de su naturaleza pródiga, de su clima benigno y de su futuro prodigioso. Se fundaba Bariloche, y se sembraban cabañas de madera cerca de lagos y ríos cristalinos. Venidos del litoral Argentino, de Chile o directamente de Europa, traían implícito el espíritu nórdico y se asombraban tanto de la naturaleza intocada como de los pobladores nativos que mantenían aún, pese a su azaroso retroceso, sus tesoros naturales. Y de ellos aprendieron a amar lo que los rodeaba y alimentaba. La explotación de la madera, el cultivo de fruta fina, las chacras de producción artesanal, tenían esta vez como protagonistas a los galeses, gallegos, alemanes, suizos, o a sus hijos americanos nacidos de un lado o del otro de la gran montaña. En años mas recientes, los pioneros, los recién llegados, los nacidos y criados lejos de las urbes cosmopolitas terminaron consubstanciándose con el paisaje, integrando lo humano y lo geográfico en un modo de ser, una cultura de identidad patagónica y andina.

 

La Trochita

Serpenteando por entre cerros, cruzando puentes sobre rápidos penetrando la montaña, un trencito de cuatro o cinco vagones, ha vuelto a hacer su recorrido de 402 kilómetros con una vía de 75 centímetros, que tiene más de 600 curvas. Sus máquinas a vapor pitan sobre la precordillera superando los bloqueos  de nieve, su edad casi centenaria  y las subidas y bajadas, merced al empeño de su personal y a la decisión  de no perder esta reliquia ferroviaria. Antiguamente prestó un servicio de incalculable valor llevando personas, fardos de lana y sacas de correspondencia. Ahora también ofrece recorridos para los turistas. El trayecto une la ciudades de Jacobacci ( Río Negro) con Esquel (Chubut) combinando con el tren Bariloche – Buenos Aires, y el de Cipolletti – Buenos Aires, ambos recientemente inaugurados  y a cargo de la Provincia. Para los amantes del ferrocarril, Río Negro tiene ahora sus vías rehabilitadas y en ellas circulando comodísimas formaciones.

Folleto Imprimible La Trochita

Paleontología

La Paleontología presenta en el área dos formas de expresión: una a través de Museos y otra a través de los sitios donde se descubrieron fósiles. Río Negro cuenta con un importante sitio de interés paleontológico, el Area Natural Protegida “Parque Cretácico”, donde se han encontrado un gran número de restos de dinosaurios. Se encuentra al sur del rió Negro y al sudeste del río Limay y del Embalse Ramos Mexia. Fue creada para la conservación de los recursos paleontológicos y paisajísticos, su acceso es desde la Ciudad de Cipolletti.

En el Bajo de Santa Rosa, que se encuentra a 150 kilómetros de la localidad de Lamarque, se hallaron restos de especies marinas de hace 75 millones de años. Si bien los fósiles descubiertos ya han sido retirados, la visita al lugar, en compañía de un conocedor de las tareas realizadas, se vuelve sumamente interesante.

 

Ceferino Namuncurá

Hijo de un Cacique Indígena y de una Cristiana Cautiva, Ceferino nació en Chimpay, Río Negro, y fallecido casi a los 19 años en Roma, es venerado como protector de los pobladores autóctonos de la Patagonía. Los creyentes peregrinan anualmente al lugar de nacimiento donde, el domingo posterior a la fecha de su nacimiento (26 de agosto) se realiza una procesión. Ceferino era nieto del bravo cacique Calfucurá que supo hacerle frente a las tropas del Gobierno de Buenos Aires. Manuel Namuncurá, su padre, no pudo contener el avance de los nuevos embates del Ejercito y hubo de rendirse para establecerse en Chimpay, donde en 1886 nacerá Ceferino. Admitido por los Padres Salesianos en el Colegio pío IX, se manifiesta su vocación religiosa, comenzando estudios Sacerdotales en Viedma, en 1903, a los 17 años. Enfermo ya, es trasladado a Roma y allí fallece el 11 de Mayo de 1905 luego de presentarse e impresionar favorablemente al papa Pío X. Sus restos descansan en el Fortín Mercedes de Pedro Luro (Sur de la Provincia de Buenos Aires) que construido en 1833, ha sido totalmente restaurado.

 

El arte cotidiano

Las artesanías ocupan un lugar destacado. Los pobladores indígenas con lanas de guanaco y luego con las de oveja y cabra, hiladas a mano, tejían dibujos geométricos sobre una tosca urdimbre. Con pieles y cueros hicieron los quillangos (mantas de pelo), los tamangos (zapatos), las boleadoras, y los aperos de montar que todavía son de uso común en el campo y están al alcance  de los turistas junto con artículos  de cestería y tallas en madera y alabastro. Los artesanos urbanos demuestran mayor variedad de concepciones y han generado pequeñas empresas familiares y hasta industrias regionales que exceden los límites comarcales. Usan preferentemente cueros, maderas, cerámicas, hierro, vidrio, telas, piedras y parafina.

 

Gastronomía

Río Negro registra una gran abundancia y no menor variedad de productos  agropecuarios, tanto vegetales, como animales. En los grandes

Valles de los ríos Negro y Colorado, sus chacras proveen no solamente de las manzanas y peras que les han dado renombre mundial, de tomates presentados en diferentes formas de conservación, de frutas secas, jugos y dulces, como los de producción artesanal de la zona andina, que se hacen con la fruta fina allí habitual: frutilla, cereza,  grosella, zarzamora, sauco, etc. Ahumados de truchas y de ciervo, patés refinados de liebre, ganso, salmón o faisán. Quesos artesanales de oveja y cabra, hongos, chocolates de mil formas y sabores, así como los chacinados del valle Inferior o el cordero patagónico de menor tenor graso, son materias primas de una cocina que ha heredado los procedimientos clásicos  europeos y es galardón de los múltiples restaurantes y hoteles de las zonas turísticas. También la cocina criolla, con sus asados tradicionales y el plato mapuche, el curanto, que debe cocinarse bajo tierra, son ofrecidos habitualmente.

El mar aporta su abundante riqueza ictícola, peces y mariscos se consumen frescos en los restaurantes marítimos o conservas, o congelados por una industria en franco desarrollo: ostras, mejillones, callos de vieiras, centollas, lenguados, meros, pulpitos, merecen saborearse en cazuelas o ensaladas frente al Golfo de San Matías que los provee con seguridad.

El buen oficio y la diversidad de los cocineros de Bariloche es casi proverbial. El viajero encontrará allí, como en su extendida zona de influencia, desde casas de comida rápida, a sofisticados comedores en un espectro que cubre todos los gustos y todas las posibilidades. En El Bolsón se da la mayor producción de lúpulo del país y es habitual beber allí cerveza artesanal. Años atrás, el primer fabricante izaba  una bandera para anunciar que la tenia disponible. Ahora siempre hay algo bueno que tomar en toda la extensión de la provincia. Sobre todo jugos de frutas de la zona, solos o combinados, puros o concentrados, naturales o fermentados. Destacase la sidra de merecido renombre, tan rica como la que más.

Capítulo aparte merecen los vinos. Hay de los buenos oriundos de las mejores bodegas del país y de mundo en todos sus restaurantes y no falta algún buen vino rionegrino, para satisfacer a los parroquianos y al orgullo regional. Porque en los últimos tiempos se ha iniciado un proceso importante. Enólogos gubernamentales y bodegueros de familia o cooperativas de viñateros, han revivido ese principio reconocidos en países del norte, de que los mejores vinos se dan en las zonas más difíciles, allí donde un poco más de frío y todo esfuerzo sería vano, donde el clima ha llegado al extremo admitido por la vid. Son los vinos finos del clima frío, como rezan las botellas de los caldos  de cepas, merlot, malvec, sirah, cabernet sauvignon, malvasia, locablanca, semillón, Pedro Ximenez y la resistente torrontés en cortes y varietales de los que resultan tintos jóvenes, alegres, blancos y picarescos rosados y hasta “champagne”.

Pero la actual calidad tiene sus antecedentes históricos. Antes de 1912 se hacia muy buen vino en Allen y aún están allí los restos  de la bodega,.  en los fabulosos “20”, los de Choele Choel o Río Colorado recibían premios en las exposiciones europeas y mozos muy profesionales los servían en los cochecomedor del Ferrocarril Sur. Ahora, en las 5000 hectáreas de los viñedos más australes del mundo comienza en cada vendimia un moderno proceso que termina felizmente en los asombrados paladares de quienes gustan y saben tomar.

Galería Comercial