Pais: Nueva Zelanda
Nombre Oficial: Nueva Zelanda
Capital: Wellington
Continente: Oceanía
Territorio: 268.680 Km2
División Política: 93 Municipios y 9 Distritos
Sistema de Gobierno: Democracia Parlamentaria con Monarca Británico
Población:  4.115.771 habitantes
Crecimiento Demográfico: 0.9 %
Religión: Protestantes 52.0, Católicos 15.0, no especificados 33.0
Composición Etnica: Europeos 69.4, Maoríes 10.0, Británicos 9.1, de las islas Pacíficas3.7, Asiaticos 1.4, Otras 6.4
Gentilicio/a: Neozelandés / a
Idiomas: Oficial Inglés y Maorí
Fiestas Patrias: el 6 de Febrero Día de Nueva Zelanda
Salud Gasto público: 6.3
Moneda: Dólares Neozelandeses
Desempleo: 3.8
Alfabetización 99.0
Fecundidad de la Mujer 2


 

La Leyenda Maui

El semidiós Maui fue autor de numerosas hazañas mágicas. Fue el quién capturo el sol en una red para hacerlo viajar más despacio y para lograr que el día durara más.  Un día, los hermanos de Maui salieron a pescar en su waka (canoa). Tenían pensado  no llevar a Maui, pero éste se escondió  en la embarcación y zarpó con ellos. Llevaba un anzuelo mágico que había hecho con la mandíbula de su abuela. Cuando los hermanos de Maui lo encontraron, se enojaron mucho. No le dieron carnada para pescar, de modo que Maui uso sangre de su nariz. Cebó el anzuelo y lo lanzó al océano. De las aguas azules sacó un pez enorme. Te Ika a Maui (el pez de Maui), o la isla del norte de Nueva Zelanda. Mientras el pez se movía en la embarcación, los hermanos de Maui lo cortaron con sus cuchillos, haciendo así los ríos y las montañas de la isla. Algunas historias cuentan que la isla del Sur de Nueva Zelanda es la canoa de Maui, y la Isla Stewart es su ancla de piedra. Cuando miramos el mar desde la costa de Aotearoa Nueva Zelanda, recordamos la mágica travesía de Maui y cómo pescó a nuestro país desde las profundidades del mar.

 

Geografía

Nueva Zelanda se encuentra en el Océano Pacífico, 1.200 kilómetros al este de Australia. Su superficie es comparable  a la de Japón o las Islas Británicas. El paisaje de las dos islas principales, la Isla del Norte y la Isla del Sur, es verde y montañoso, con grandes áreas de campos y bosques. Los neozelandeses mantienen un vínculo muy fuerte con la naturaleza  y se enorgullecen de sus áreas rurales, aunque el 85 % de la población vive en zonas urbanas. Auckland es la ciudad más grande, con un millón de habitantes. Debido a su forma alargada y delgada, el clima varía mucho de norte a sur de Auckland el clima es subtropical, y en la Isla del Sur las montañas tienen sus picos cubiertos de nieve todo el año. Varias de las principales ciudades están cerca del mar, y la playa es parte esencial del estilo de vida de Nueva Zelanda. Las estaciones son las contrarias a las del hemisferio norte. Enero es el mes más cálido, con temperaturas que van desde los 19° C (66° F) a los 26° C (79° F). En julio, las temperaturas del invierno oscilan entre 10° C (50°F) y 15 ° C (59° F).

 

Estilo de vida

Los neozelandeses describen a su país como un excelente lugar para criar a los hijos. Si bien Nueva Zelanda figura entre los primeros lugares del mundo en cuanto al uso de Internet y el teléfono celular, también valoran las cosas sencillas de la vida: una comida recién hecha, un paseo por la playa, un momento agradable con la familia y los amigos. Los maoríes son la población nativa de Nueva Zelanda, y la cultura y las perspectivas maoríes  han colaborado en la formación de nuestra identidad. Conceptos maoríes como whanau (la familia extendida) y mana (dignidad) forman parte de la vida diaria. Todos los neozelandeses cultivan una conexión vital con la tierra y el mar. Los visitantes provenientes  del exterior a menudo destacan la actitud amable y abierta que perciben en Nueva Zelanda. Con sólo cuatro millones de habitantes y abundancia de espacio, los neozelandeses podemos tomarnos el tiempo para conocernos  los unos a los otros. Nuestra cercanía con la naturaleza nos otorga un sentimiento de libertad y de calma. Los neozelandeses se destacan en los deportes. Nuestro deporte nacional es el rugby, y en todo el mundo se conoce el haka que lleva a cabo nuestra selección nacional, los All Blacks, antes de cada partido. A la herencia Británica y Maorí de Nueva Zelanda  se integran personas provenientes de muchos otros países. Las Islas del Pacífico y Asia son las regiones que más han contribuido a la inmigración en Nueva Zelanda, pero nuestra sociedad multicultural incluye a personas de prácticamente todos los países del mundo. Nuestra ubicación en el Pacífico Sur  nos ha hecho independientes, amantes de la aventura y extrovertidos. Viajamos y nos comunicamos  con todo el mundo, y recibimos con gusto a millones de turistas internacionales cada año. Si bien muchos jóvenes  neozelandeses viven en el exterior, la mayoría regresa al país para formar una familia. Somos conscientes de lo afortunado que somos al disfrutar del estilo de vida de Nueva Zelanda.

 

Historia

El pueblo nativo de Nueva Zelanda, los maoríes, llegaron a estas tierras alrededor del 1200 d. C. provenientes de las islas de la Polinesia. Viajaron miles de kilómetros en waka (canoas) de doble casco, y usaron para su orientación las estrellas, las corrientes oceánicas y los recorridos del vuelo de las aves. La mayoría de los maoríes pueden rastrear sus orígenes por medio de su whakapapa (genealogía) hasta las waka de estos primeros inmigrantes polinesios. Una de ellas estaba capitaneada por Kupe, cuya esposa le dio al país el nombre de Aotearoa, o tierra de la larga nube blanca. La sociedad Maorí es por naturaleza tribal, y si bien la mayoría vive  en pueblos y ciudades, muchos se identifican totalmente con su iwi (tribu). Te reo Maori (el idioma maori) es común a todas las iwi y es idioma oficial de Nueva Zelanda. Los maories también comparten una rica cultura de mitos y leyendas, una fuerte tradición artística y una colorida tradición oral.

El primer europeo en llegar a Nueva Zelanda fue el explorador Holandés Abel Tasman, en 1642. Si bien su visita fue breve, un cartógrafo Holandés más adelante le daría al país el nombre de “Nieuw Zeeland”, en honor a una zona de los Países Bajos. Pero la llegada del explorador Británico Capitán James Cook en 1769 tuvo un impacto más duradero, ya que condujo a la colonización  de Nueva Zelanda por parte de Gran Bretaña. Los maoríes llamaron a los nuevos pobladores Pakeha, palabra usada comúnmente en la actualidad para referirse a los neozelandeses de origen europeo. Los primeros pobladores europeos se encontraron en un entorno difícil y desconocido. Con pocos materiales importados disponibles inventaron e hicieron lo que necesitaban. La determinación, independencia y creatividad de estos pioneros ayudó a dar forma al carácter neozelandés. Algunos maoríes y Pakeha comerciaban, trabajaban y vivían en estrecha colaboración. Pero a medida que llegaban cada vez más colonos, la población maorí empezaba a sufrir las consecuencias provocadas por las enfermedades, la confiscación de tierras y las guerras. Los pobladores europeos también introdujeron la escritura y el cristianismo, los cuales tuvieron un poderoso impacto  en la sociedad maorí. En 1840, un gran número de jefes maoríes firmaron el Tratado de Waitangi, un acuerdo con la Corona Británica (estado) que en la actualidad se considera el documento fundacional de la nación. Por él se permitía a los británicos establecerse en estas tierras y gobernar Nueva Zelanda, mientras los maoríes conservaban el control de sus tierras y recursos. El compromiso asumido en el Tratado, en cuanto a proteger las tierras  y recursos de los maoríes, no fue cumplido. Fue así que durante las décadas de 1860 y 1870 los maoríes libraron violentas guerras contra los pobladores europeos. Se les confiscaron a los maoríes grandes extensiones de tierras. El descubrimiento de oro en la Isla del Sur en 1861 dio lugar a una nueva ola inmigratoria hacia Nueva Zelanda, y esta vez incluyó a los primeros inmigrantes de origen chino. La inmigración proveniente de varios países siguió aumentando, y los maoríes rápidamente pasaron a ser una  minoría numérica. Los soldados neozelandeses participaron en ambas guerras Mundiales en el bando de los Aliados. En la Primera Guerra Mundial, en la desastrosa campaña de Gallípoli, en Turquía, las tropas neozelandesas y australianas, bajo el mando británico, sufrieron tremendas pérdidas. El sacrificio de todos los soldados neozelandeses se conmemora todos los años el día de ANZAC (Australian and Zeeland Army Corps, Unidades Militares de Australia y Nueva Zelanda). Un hito en la historia de Nueva Zelanda fue su transformación de su condición de colonia que miraba hacia Gran Bretaña para recibir orientación, en una nación independiente, con una perspectiva internacional. Una etapa importante de este proceso se logró en 1972, momento en el que Nueva Zelanda expandió sus relaciones comerciales después que Gran Bretaña pasó a formar parte de la Comunidad Económica Europea. En los Foros internacionales Nueva Zelanda plantea con firmeza sus convicciones, y en 1989 se ganó el reconocimiento de la comunidad internacional al ser el primer país del mundo en declararse libre de actividades nucleares. Si bien mantiene estrechos vínculos con el Reino Unido, en la actualidad Nueva Zelanda se identifica fuertemente con la región Asia – Pacífico. Hay más personas en las Islas del Pacífico viviendo en Nueva Zelanda que en  ningún otro país y hay otro tanto de neozelandeses asiáticos, que son el grupo de nuevos ciudadanos de mayor crecimiento. Las relaciones cambiantes entre maoríes y Pakeha son otro factor clave en el desarrollo de Nueva Zelanda como nación. Durante más de un siglo después de la colonización, se trato de asimilar a los maoríes a una sociedad europea, y el idioma y las tradiciones maoríes comenzaron a extinguirse. Los últimos 30 años han sido testigos del comienzo de un renacimiento maorí.  El Tratado de Waitangi juega un papel vital en la sociedad neozelandesa moderna. La creciente influencia maorí esta dando forma a una sociedad que toma conciencia de su condición  particular de tangata whenua (un pueblo de la tierra). Al igual que en sus comienzos. Nueva Zelanda sigue siendo una nación  que se forma gracias a las comunidades que llegan al país. He aha te mea nui i tenei Ao? He tangata, he tangata, he tangata?. La gente, la gente, la gente.

 

Sistema político

Nueva Zelanda es una nación independiente y democrática que tiene un Parlamento elegido por voto popular y un ambiente político  y social estable. El país es una ex colonia de Inglaterra, y la Reina Isabel II continúa siendo la Jefa de Estado constitucional, aunque no tiene un papel activo  en la gestión de gobierno del país. El representante de la Reina en Nueva Zelanda   es el Gobernador General, cuyas responsabilidades son principalmente protocolares. Cada tres años se celebran elecciones en las que votan todos los ciudadanos neozelandeses mayores de 18 años. Los neozelandeses maoríes pueden votar  como parte del electorado  general o por uno de los representantes asignados especialmente a los maoríes. Los dos principales partidos políticos  son el Partido Laborista, de izquierda, y el Partido Nacional, de derecha. En 1993 el país consagró un nuevo sistema electoral, una forma de representación proporcional conocida como MMP (Proporción Mixta de Miembros). Este sistema incrementó la importancia de un espectro más amplio de partidos e implica que muy probablemente los gobiernos se formen a partir de coaliciones de partidos. Los grupos civiles y las personas interesadas participan en el sistema de gobierno abierto de Nueva Zelanda, ya sea en las comisiones parlamentarias o a través del contacto directo con los legisladores. En los últimos años el gobierno ha desplegado una importante presencia en Internet. La judicatura y los funcionarios son designados independientemente de consideraciones políticas. De manera sostenida Nueva Zelanda ha venido ocupando  los primeros lugares entre las sociedades más transparentes y menos corruptas.  

 

Fauna y Flora

La fauna y flora silvestres de Nueva Zelanda son muy particulares y en muchos casos únicos en el mundo. Nueva Zelanda se sepáró del antiguo Continente Gondwana hace más de 80 millones de años, y su vida silvestre ha evolucionado aislada del resto del mundo. Gran parte de los animales y las plantas más singulares del mundo provienen de Nueva Zelanda. Nuestra gama de bosques va desde las selvas subtropicales en el norte, con helechos y palmeras exuberantes, hasta los nevados bosques alpinos del sur. Nuestros árboles nativos no pierden las hojas en el invierno, sino que permanecen de un color verde durable todo el año. En Nueva Zelanda no hay víboras ni otros animales venenosos, y el único mamifero terrestre nativo  del país es un pequeño murciélago. Al carecer de predadores naturales, muchas de las especies de aves de Nueva Zelanda perdieron la capacidad de volar. Cuando llegaron los seres humanos, trayendo consigo animales como gatos y ratas, muchos de los pájaros incapaces de volar se extinguieron. En épocas recientes los científicos han desarrollado técnicas pioneras para proteger a las aves y las plantas que se encuentran en peligro de extinción. Además de las especies nativas, Nueva Zelanda alberga animales que han sido introducidos al país, como el ciervo, el cerdo y la zarigüeya. Como estos animales dañan los bosques y destruyen el habitat de la fauna y flora nativas, pueden ser cazados. La casa en este caso constituye tanto un entretenimiento como una forma de controlar la población de éstas especies. Los mares que rodean Nueva Zelanda albergan peces, ballenas, delfines y focas. La pesca constituye un pasatiempo muy popular y asimismo una importante industria. Muchos turistas se sienten atraídos por el avistamiento de ballenas y delfines en su entorno natural.

 

Avistamiento de Ballenas en Kaikoura

En las leyendas de muchas tribus maoríes, las ballenas aparecen como guías y espíritus guardianes que a veces incluso transportan a seres humanos en sus lomos. En el pequeño pueblo costero de Kaikoura, estas leyendas tienen un significado especial. Con la ayuda de las ballenas que se reúnen allí, una moderna empresa maorí le ha deparado prosperidad y orgullo al pueblo y su gente. En 1987 Kaikoura estaba en crisis. El desempleo era elevado y la comunidad maorí pasaba por momentos difíciles. Un líder maorí local, Bill Salomon, tuvo una visión: iniciar una empresa que le posibilitara a la gente el avistamiento de ballenas. El predijo que un día vendría gente de todo el mundo para ver a estos animales majestuosos. Cada año concurren unas 70.000 personas a ver ballenas y de ellas el 80 % proviene del exterior.

 

Economía

Nueva Zelanda tiene una economía de mercado internacionalmente competitiva. El comercio internacional es uno de los elementos centrales de la economía del país. Los bienes y servicios exportados dan cuenta de un tercio de la producción total. Una situación política estable, una población activa con buena capacitación  y la ausencia de corrupción hacen de Nueva Zelanda un buen lugar para hacer negocios. El país se sometió a una reestructuración  económica radical en las décadas de 1980 y 1990 a efectos de mejorar su competitividad. Las reformas incluyeron la eliminación de subsidios y de los controles de los aranceles y precios, la flotación de la tasa de cambio, la eliminación de los controles sobre movimientos de capital, y la privatización de muchos bienes estatales. En épocas recientes, la política gubernamental  ha virado hacia un estímulo del crecimiento a través de la innovación y la creatividad.

Como una de las economías más abiertas del mundo, Nueva Zelanda aboga por la liberalización del comercio. Un amplio y exitoso acuerdo  de libre comercio con Australia implica que las empresas que funcionan en Nueva Zelanda pueden tener acceso a dicho mercado sin pagar derechos aduaneros. Tradicionalmente la economía neozelandesa se ha basado en el sector agropecuario, y nuestros productores se encuentran entre los mejores del mundo. Empresas como Fonterra, el mayor exportador mundial de productos lácteos, ha combinado valores tradicionales con prácticas comerciales y tecnología modernas.

 

Ciencia y Tecnología

Los científicos de Nueva Zelanda son de nivel internacional. Ernest Rutherford, el neozelandés ganador del Premio Nobel, descubrió por primera vez la estructura del átomo; y nuestros investigadores aún estudian los componentes estructurales del mundo, desde la capa de ozono hasta las profundidades del hielo antártico. Los institutos de investigación gubernamentales se especializan en áreas clave para Nueva Zelanda, como la industria, la agropecuaria y el medio ambiente. El gobierno y las instituciones académicas trabajan con compañías privadas para hacer que los beneficios de la investigación lleguen a manos del público en general. La primera descripción de la estructura del ADN se basó en el trabajo de un biofísico neozelandés, el Dr. Maurice Wilkins, también ganador del Premio Nobel. Desde entonces Nueva Zelanda ha desarrollado una industria biotecnológica de nivel internacional, de especial renombre en las áreas de la reproducción animal, la investigación sobre el genoma humano y la gestión medioambiental.

 

El señor de los Anillos

Los neozelandeses aportaron casi toda la fuerza creativa que estuvo detrás de El Señor de los Anillos, el mayor proyecto cinematográfico de la historia.  La aclamada trilogía se filmó en Nueva Zelanda, usando nuestra innovadora e ingeniosa cultura cinematográfica. Fueron neozelandeses quien escribieron el guión. Fue el neozelandés Peter Jackson quién dirigió la película, y fueron artistas, técnicos y empresas neozelandesas las responsables de casi todos los aspectos de la trilogía, desde la construcción de escenarios y accesorios realistas hasta la creación de miles de trajes muy elaborados. El señor de los Anillos ha significado el reconocimiento internacional para la industria cinematográfica de Nueva Zelanda. Hay decenas de compañías creativas en el país produciendo material de nivel internacional en materia de animaciones digitales y efectos para el cine, la televisión, los vídeo juegos y los sitios de Internet.

 

Agropecuaria y Forestación

Las industrias primarias generan gran parte de la riqueza de Nueva Zelanda. La agricultura, la horticultura y la forestación dan cuenta de más del 60% de nuestras exportaciones, y la ganadería es nuestra principal industria. Somos líderes mundiales en cuanto a métodos altamente tecnificados y modernos aplicados  a la ganadería y la forestación. La innovación y eficiencia son vitales para nuestros logros. Fabricamos barcos frigoríficos para exportar nuestra carne y desarrollamos la aplicación de abonos desde aeroplanos para acelerar el crecimiento de las praderas. La ciencia y la tecnología, incluida la biotecnología, garantizan que los recursos naturales de Nueva Zelanda se vean potenciados por los últimos adelantos científicos. Investigadores neozelandeses  están identificando hormonas vegetales que se pueden utilizar para mejorar el rendimiento de los cultivos, y están creando fármacos inmunoestimulantes a partir de extractos de la leche de vaca. Hasta que Gran Bretaña se integró a la Comunidad Económica Europea en 1973, la mayor parte de las exportaciones primarias de Nueva Zelanda tenían como destino el Reino Unido, en la actualidad Nueva Zelanda se ha adaptado para tener acceso a distintos mercados.

De todas nuestras exportaciones, sólo una comparte el nombre del país. La fruta conocida como kiwi tiene ese nombre por el ave nacional de Nueva Zelanda y auténtico símbolo del país, el kiwi. De hecho los neozelandeses se denominan a si mismos "kiwis". La comercialización y la mercadotecnia internacional del kiwi es una historia exitosa para Nueva Zelanda.

El instituto de investigación forestal del gobierno lleva más de 20 años desarrollando programas informáticos para la forestación. Su sistema de modelo del crecimiento forestal le posibilita a los silvicultores cosechar cada árbol en el momento más oportuno. Se puede ver a los trabajadores neozelandeses en los montes utilizando tanto equipos informáticos de mano como motosierras. El Gobierno, las Universidades y la Industria privada trabajan mancomunadamente para garantizar que nuestro sector primario siga siendo líder en el mundo. Las industrias establecidas en Nueva Zelanda continuarán desarrolándose en base a una singular combinación de experiencia práctica y visión innovadora.

 

Transporte

La geografía accidentada y la poca densidad de población significa qe es de vital importancia contar con una red de transporte eficiente. Somos una de las poblaciones más móviles del mundo: más del 90% de las personas tienen acceso a un vehículo. En términos de volumen, el 99% de las exportaciones del país se transportan en barco. La política naviera de Nueva Zelanda asegura una competencia justa entre los transportistas. El ferry que une Wellington, en la Isla del Norte, con Picton, en la Isla del Sur, es un medio de transporte vital para cargas, vehículos y pasajeros. Un extenso sistema de carreteras y vías férreas une a los puertos y aeropuertos con las demás zonas del país La eficiencia de estos sistemas de transporte juega un papel clave en nuestro crecimiento económico. En Nueva Zelanda se conduce por la izquierda.

 

Comunicaciones

En la última década, la difusión de Internet y de la tecnología celular ha revolucionado las comunicaciones en Nueva Zelanda. Desde los agricultores que consultan los pronósticos del tiempo en Internet hasta los adolescentes que utilizan los celulares para llamar a sus amigos.  Nueva Zelanda tiene una de las tasas más alta del mundo en cuanto al uso de modernas tecnologías de comunicación. Mas del 95 % de los hogares tiene teléfono y más de la mitad cuentan también con celular y acceso a Internet.

 

Arte

Los artistas neozelandeses son los guardianes de nuestros sueños. Sus obras desafían nuestra imaginación y reflejan lo que nos es propio. Un floreciente mercado artístico nacional recibe el apoyo de los coleccionistas. Los maoríes reconocen a sus obras artísticas tradicionales como parte de sus tesoros mas preciados. Los maoríes se destacan entre los artistas, escritores, músicos y cineastas contemporáneos de Nueva Zelanda. A medida que la sociedad y la tecnología se desarrollan, las formas artísticas cambian y evolucionan. Al igual que nuestros ancestros que llegaron hasta aquí atravesando océanos, los artistas neozelandeses son aventureros que se lanzan a conquistar nuevos territorios y a descubrir tierras nuevas.

 

Educación

La educación es importante para los neozelandeses, la instrucción es obligatoria entre los 6 y los 16 años de edad y es gratuitamente proporcionada por el estado. Más del 90% de los niños también recibe educación preescolar. Nueva Zelanda tiene altas tasas de formación académica: un tercio de los neozelandeses tienen un título terciario, y otro 40% ha recibido educación secundaria avanzada. La educación terciaria esta parcialmente subsidiada por el estado. El programa de préstamos estudiantiles del gobierno permite que los estudiantes soliciten dinero para pagar su educación. Para los estudiantes provenientes de familias de bajos ingresos existen prestaciones del estado que les permiten a dichos estudiantes hacer frente a los gastos de la vida diaria.

 

Empleo

Nueva Zelanda tiene un mercado laboral flexible y una población activa altamente capacitada. La tasa de desempleo es aproximadamente del 5%, similar a la de Japón, Suecia o el Reino Unido. Las mujeres constituyen la mitad de la población activa asalariada, y Nueva Zelanda tiene una elevada proporción de trabajadores autónomos y pequeños empresarios. Fue el primer país en introducir en 1899, la jornada laboral de 8 horas. Si bien los modelos laborales son el actualidad mas variables, los trabajadores de Nueva Zelanda gozan de importantes protecciones legales. La legislación establece un salario mínimo, protege la salud y seguridad de los trabajadores y promueve oportunidades de empleo equitativas. Todos los asalariados tienen derecho a 11 días festivos nacionales al año y, después de un año de trabajo, a 15 días de vacaciones pagas por año. También pueden tomar días libres remunerados en caso de enfermedad, por duelo o por el nacimiento de un hijo. En este último caso ambos padres gozan de ese derecho. La agremiación es voluntaria. Los empleados pueden negociar un contrato de trabajo con su empleador en forma individual o colectiva. Según los parámetros internacionales, Nueva Zelanda tiene un índice bajo de días de trabajo perdidos debido a disputas sindicales.

 

Seguridad Social

Nueva Zelanda hizo historia en 1938 al montar el primer sistema integral de seguridad social del mundo. El gobierno aún invierte sumas importantes de dinero en los servicios sociales y sanitarios para aquellos que están enfermos, lesionados o desempleados. El objetivo es ayudar a las personas a recuperar su independencia. A partir de los 65 años de edad los ciudadanos neozelandeses reciben una pensión del estado. Para los inmigrantes de algunos países que tienen derecho a algunos de estos beneficios rigen disposiciones especiales. En comparación con el resto de las naciones, los indicadores de salud en Nueva Zelanda son excelentes. La atención en los hospitales públicos, algunos medicamentos y la asistencia médica de los niños están subsidiadas por el estado. El acceso generalizado al agua potable y un activo programa de vacunación hacen que Nueva Zelanda se vea libre de la mayoría de las enfermedades graves. Más de dos tercios de los neozelandeses viven en una casa de la que son propietarios. Las construcciones tradicionales son casas de madera, de dos o tres dormitorios y con su propio terreno. En años recientes una mayor cantidad de personas se ha mudado a unidades en edificios céntricos y a casa más pequeñas.